EL FETICHISMO DE LA LLUVIA DORADA

Ya he hablado anteriormente del tema de los fetiches y las fantasías sexuales, de hecho, es una de las entradas más visitadas en este blog. El sexo vende y como hombres no hay nada a lo que demos más vueltas en nuestras cabezas. Últimamente he visto los patrones de búsqueda por los que la gente llega a San Queer Potosí, y Google resalta el tema del fetichismo de pies, el sexo con mayates y chacales y la lluvia dorada. De los dos primeros temas ya hay entradas anteriores, pero el fetiche del golden shower nunca lo había tratado. Aprovechando que es tendencia ofrezco el espacio para el siguiente artículo.

Alguna vez un amigo me preguntaba cuál creía yo que era el morbo de la lluvia dorada, ¿qué era lo excitante de ser orinado o tomar la orina de otra persona? Antes de responderle “por placer”, me detuve a pensar con detenimiento y al final, mi reflexión más certera fue “por el placer de la humillación”. Creo que el fetiche de la orina va más allá de satisfacer un deseo de erotismo propio, tal como el acto de masturbarse y correrse o el del dolor y el placer que representa para el pasivo el hecho de ser penetrado. En el caso de la lluvia dorada, el receptor se excita por la simple idea de quebrantar un tabú al erotizarse con una sustancia de desecho del cuerpo de su pareja; desde el otro lado, el que da u orina, se excita al crear de una sustancia que deshecha un instrumento de poder sobre el otro, la marca de territorialidad y el sobajamiento momentáneo de su pareja. Tiene mucho que ver con el juego de rol del amo y el esclavo, en el que el primero tiene el derecho sexual y psicológico sobre el otro. Y aunque no hay sadismo de por medio ―si es que no se ha dispuesto en las reglas del juego―, el rol del receptor queda sujeto al deseo abusivo del otro.

¿ES UN JUEGO BONDAGE/SADOMASOQUISTA?
El placer del fetichismo de la orina puede considerarse parte del BSDM sin que necesariamente haya toda la parafernalia de la disciplina o la adición de instrumentos, espacios o códigos de vestimenta. Cualquier pareja puede prestarse a la dominación/sumisión para practicar la lluvia dorada. Sólo hace falta abrir la mente y dejar de ver la orina como un líquido de desecho de nuestros cuerpos. Después de todo, la orina sale por el mismo orificio que el hombre eyacula.

CON QUIÉN HACERLO
Si has estado pensando en practicarla, siempre hay que tener en cuenta que es un fetiche, y que no todas las personas están abiertas a experimentarlo, o sencillamente la excitación que a ti te produce, a ellos les puede repugnar. Por tanto, siempre hay que buscar a la pareja adecuada, ya sea entablando una charla previa en la que puedas analizar cuáles son los gustos del otro y si hay una puerta de entrada a la lluvia dorada. Si ves rechazo desde un principio a prácticas fuera del sexo convencional, es mejor no sugerirlo.

Las redes sociales se prestan para hablar de estos temas con mayor libertad, gracias al escudo que nos proporciona estar detrás de un monitor, y no frente a frente. Ya sea que te crees un perfil especial en alguna app o red social buscando directamente experimentarlo, o conocer un grupo de personas que toquen estos temas sin vergüenza o miedo, tienes la oportunidad de encontrar al adecuado. Siempre deja claro cuál es el papel que te gusta desempeñar: receptor o dador, también cabe la versatilidad.

ANTES DE
El fetiche de la lluvia dorada dispone de una variedad de modus operandi. Como cualquier acto de experimentación, siempre se empieza por uno mismo. No es que sea una regla, pero sería bueno que antes de vivirlo con otra persona, tengas la oportunidad de experimentarlo personalmente. Esto te permitirá resolver algunas dudas, como si verdaderamente este es tu fetiche por las cuestiones del sabor de la orina o el papel que quieres desempeñar al dar o recibir.

CÓMO HACERLO
Llevando el golden shower a la práctica con otra persona, el que orina puede hacerlo directamente sobre tu cuerpo. Si se practica dentro de una relación BDSM, el amo elige donde, si es una práctica cualquiera tú le sugieres el lugar. Puede orinar en tu boca, y nuevamente, dependiendo de las reglas que hayan impuesto previamente, la bebes o la escupes. Puede orinarte en el rostro, rociar tu pecho o cubrir todo tu cuerpo. Puede orinar en tus nalgas o ano, o en tus senos si eres chica trans. Pueden hacerlo en una regadera, en la tina, en el vapor, en un jardín, etc. Y lo mejor de esto es que no hace falta relacionar los roles de activo y pasivo en la práctica del golden shower, tanto el pasivo puede ser dador como el activo receptor. Recuerda que vivir un fetichismo no tiene que sujetarse forzosamente a los patrones del sexo convencional.

¿ES SEGURO?
La lluvia dorada es una práctica segura, considerada de bajo riesgo pues es imposible transmitir el VIH a través de esta sustancia. Las toxinas desechadas en la orina no son tóxicas al consumo humano, y tampoco es que el dador vaya a orinar cinco litros de una vez.  Eso sí, no significa que no se pueda adquirir alguna otra enfermedad bacteriana. Antes de llevar a cabo esta fantasía sexual deben tomarse ciertas precauciones, primordialmente no realizarla si se sufre de alguna infección en las vías urinarias o existe alguna afección en la uretra por la existencia de un virus o una bacteria. También, hay que prever aseo adecuado del pene. Además, hay que considerar realizar la práctica con una persona que no haya bebido alcohol o consumido medicina o alguna droga durante las últimas 12 horas. No es que beber la orina de una persona dopada te vaya a poner en su mismo estado, sino que beber esa orina conllevará beber un líquido de sabor desagradable, con mal olor y plagado de químicos.

PRECAUCIONES

Un plus es tomar solamente agua horas antes del juego. No jugos, no refrescos, no bebidas con alcohol, no bebidas energéticas. Es simple, todas las anteriores producirán un sabor y coloración intensos en la orina que podría echar a perder toda la experiencia. Una precaución posterior al encuentro, para quien ha bebido orina, es tomar agua para provocar que el cuerpo deseche lo ingerido luego de pocas horas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario